Asuntos Exteriores

La política global desde una perspectiva local. Qué, cuando y porque de los sucesos en el mundo

Comercio

Si ves nuestro planeta como un gran mercado, si crees que el salario medio en Siberia puede afectar tu economía familiar, este es tu lugar.

Defensa

Información relativa a los diferentes sistemas de defensa. Retos tecnológicos y conflictos actuales.

Ecología y Cooperación Internacional

Cooperación internacional, ONG’s, ayuda humanitaria, cambio climático, ecología y medio ambiente…

Rincón del columnista

Las opiniones sobre los hechos. Análisis de los datos y propuestas de cambio. ¡Tu opinión nos interesa también!

Inicio » Asuntos Exteriores, Defensa, Portada

Análisis: la guerra fría de futuro

Enviado por en 18 agosto, 2010 – 10:23Sin comentarios

india_china

Foto: Tawang , 13,700 Feet. INDO CHINA BORDER. Tawang, Arunachal Pradesh. INDIA

Desde la perspectiva occidental a veces perdemos de vista las corrientes submarinas que hay en Asia. Un error debido a la falta de adaptación a la nueva realidad en relaciones internacionales. En este artículo abordaremos las relaciones entre China e India y sobre todo su rivalidad que no se ve a simple vista.

La economía de ambos países tiene un modelo productivo basado en los mismos principios, por tanto, tienen los mismos intereses que defender. Cuando surgió la crisis financiera, el mensaje que se mandó desde estos países era unánime y sincronizado: no al proteccionismo de los países del occidente. En la materia del cambio climático estos dos gigantes asiáticos también parecen ir de mano. Su relación comercial se cifra en 60 billones de dólares y con expectativas de crecimiento. Parecen estar hechos unos para los otros.

Esto es lo que está en la superficie, pero esta calma no refleja el remolino que se está formando en las profundidades de sus relaciones bilaterales. Parte de sus fronteras conjuntas siguen en disputa, el acercamiento de China con Pakistán irrita al vecino, los chinos hacen todo los posible para ganar influencia en Sudeste Asiático, construyendo relaciones con países como Bangladesh, Myanmar o Sri Lanka – algo muy incomodo para los indios.

Además, como escribe Christian Caryl en FP, hay un elemento añadido que complica significativamente el cálculo: el factor nuclear. China es una potencia nuclear ya hace décadas e India condujo su primer ensayo en 1974. Junto con su crecimiento económico, ambos están modernizando activamente su potencial militar acorde a nuevas ambiciones estratégicas. Y teniendo en cuenta su pasado (y presente) tan turbulento este hecho no ayuda a mejorar la situación en la región, sino alimentar preocupaciones.

En estos momentos el programa chino de desarrollo de misiles balísticos es el más activo y diverso del mundo. Las fuerzas balísticas chinas se expanden tanto en número como en categorías. El misil Dongfeng es capaz de llevar múltiples cabezas con control independiente y se alimenta con combustible sólido, lo que dificulta significativamente su detección en el lanzamiento. Y esto es solo una de las áreas donde los chinos han demostrado sus capacidades tecnológicas. En enero China derribó su propio satélite, demostrando a todo el mundo su capacidad en sistemas de defensa de misiles balísticos.

Aquel ensayo con el satélite irrito a los generales indios, que lo vieron como una amenaza para su sistema de defensa nuclear de contención. Mientras tanto, la propia India está trabajando en el desarrollo de la nueva generación de misiles de largo radio. El nuevo Agni-5, que se probará a finales de este año, tiene el radio de acción de 5000-6000 Km., suficientes para llegar a las ciudades más alejadas en China. Por otro lado se están realizando pruebas con el nuevo submarino Arihant, que se espera tener concluido en uno o dos años.

En la actualidad la tensión entre ambos países aumenta. La región de Arunachal Pradesh (controlada por India y uno de los territorios discutidos) fue el epicentro de polémica cuando el embajador chino lo reclamó como parte de su país, lo que disgustó bastante a la población india. Lo chinos, a su vez, se quejan por la creciente presencia militar india en esta región fronteriza. Por otro lado, desde 2007 los militares chinos están reforzando su base de misiles cerca de Delingha, en Tíbet. Según Rajeswari Pillai Rajagopalan de Observer Research Foundation de Nueva Delhi, hay indicaciones que aparte de los misiles de medio alcance, se están instalando allí los DF-31S y DF-31AS, de largo radio, que podrían llegar la las ciudades más sureñas de la India. Y aunque es muy probable que estás acciones están diseñadas para contener el arsenal ruso de misiles posicionado en Siberia, lo que los chinos consideran como ejercicios de rutina, los indios pueden interpretar como amenaza directa, lo que, desde luego, puede tener serias consecuencias. Desde luego, los miedos de India sobre la amenaza china pueden ser exagerados, pero esta falta de percepción de la realidad podría lleva a la verdadera carrera nuclear. El ambiente que se vive en lo alto de la jerarquía militar india podría describirse con las palabras del Jefe Científico Militar indio V.K. Saraswat: “mientras podamos llegar a las ciudades en China y Pakistán, no habrá ningún blanco al que queramos dar y no podamos…”

Desde luego, el mejor tiempo para hablar sobre carrera nuclear es antes de que esta haya ganado velocidad. India y Pakistán ya han encontrado ciertos procedimientos para mantener las relaciones lo más estable posibles y esto es lo que le queda por hacer a India con China.

Foto:  www.flickr.com/photos/ajay_g/4161540873/

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario a continuación, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a los comentarios por RSS.

Se agradable. No cometas faltas de ortografía. No te salgas del tema. No hagas spam.

Puedes utilizar estos tags HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog está preparado para usar Gravatar. Para obtener tu propio avatar global, por favor, registrate en Gravatar.