Asuntos Exteriores

La política global desde una perspectiva local. Qué, cuando y porque de los sucesos en el mundo

Comercio

Si ves nuestro planeta como un gran mercado, si crees que el salario medio en Siberia puede afectar tu economía familiar, este es tu lugar.

Defensa

Información relativa a los diferentes sistemas de defensa. Retos tecnológicos y conflictos actuales.

Ecología y Cooperación Internacional

Cooperación internacional, ONG’s, ayuda humanitaria, cambio climático, ecología y medio ambiente…

Rincón del columnista

Las opiniones sobre los hechos. Análisis de los datos y propuestas de cambio. ¡Tu opinión nos interesa también!

Inicio » Asuntos Exteriores, Comercio, Ecología y Cooperación Internacional, Portada

¿Calidad o cantidad? Una pregunta de cambio climático

Enviado por en 12 agosto, 2010 – 22:45Un comentario

china_product En los momentos cuando no paramos de escuchar sobre el cambio climático, también abundan las soluciones para este. Desgraciadamente muchas de estas soluciones son simplemente utópica y otras – imposibles con el nivel de desarrollo tecnológico. Lo que está claro es que la solución no pasa por una sola acción o un solo tipo de comportamiento. El cambio climático, junto con la dependencia energética, son problemas complejos con varias soluciones que se deben aplicar conjuntamente.

En este artículo quiero destacar una de estas acciones, que, en mi opinión es muy útil, no solo por su impacto positivo en el medio ambiente sino también porque promueve el desarrollo global.

En los últimos años nuestros mercados se llenaron de productos cada vez más baratos y de pésima calidad. Muchos de ellos se podrían equiparar a la gama de usar y tirar. Al mismo tiempo, los productos de calidad han perdido el terreno de esta batalla injusta y es cada vez más difícil encontrar un producto hecho para durar. En la era del marketing, durar no es rentable. Y si algo es bueno para los profesionales del marketing es seguramente malo para nuestro bolsillo. Pero de esto hablaremos más tarde.

Impacto en el medio ambiente

¿Que pasa con el medio ambiente si usamos tanto los productos baratos que duran poco? Pues se usa casi la misma cantidad de materia prima que se extrae de la naturaleza para producir un beneficio mucho menor. Unos zapatos bien hechos pueden durar tres o cuatro veces más que unos zapatos baratos, pero la diferencia en el uso de la materia prima es mínima. Esto se nota mucho más en productos tecnológicos y en maquinaria. La producción de unos productos verdaderamente duraderos podría disminuir el impacto del hombre en la naturaleza igual a la diferencia del tiempo de disfrute de estos productos comparada con productos baratos. Teniendo en cuenta que esta diferencia agregada podría ser más del doble, es fácil de suponer que el impacto se reduciría el doble. Debemos tener en cuenta que el impacto de esta solución es bidimensional – no solo consumimos menos materia sino producimos menos residuos.

En el marco de Relaciones Internacionales, sobre todo desde el punto de vista de comercio exterior, hay mucho lobby en contra de este planteamiento. No son solo países, hay regiones enteras de nuestro planeta que viven del producto barato y del gasto de un solo uso. Todos estos actores es una fuerza difícil de abordar, pero al menos tenemos que empezar a hablar de esto.

La degradación de la marca

La otra cara del problema es puramente consumista. Ahora nosotros, como consumidores, recibimos productos de una calidad mucho menor pero por el mismo precio que antes. Todos sabemos que la ropa de marca antes duraba años. Se pasaba de un hermano a otro y se mantenían sus cualidades. Ahora la ropa de de marca se consume en un año. Los colores se pierden, las costuras se deshacen. Pasa lo mismo con la tecnología. Es tan frecuente que los aparatos se estropeen en el periodo de garantía que ya es algo normal en nuestra sociedad. Pero el precio real de estos productos no ha bajado acorde a la pérdida en calidad.

Por tanto, ahora más que nunca, tenemos que exigir la calidad. Tenemos que sustituir el placer de comprar por el placer de usar. Por el simple hecho de que el placer de comprar es momentáneo y se consume al instante pero el placer de usar es tan largo como la vida del producto. Por el planeta y por nosotros mismos, entre calidad y cantidad, yo elijo calidad.

Por: www.elexterior.es

Imágen:  www.flickr.com/photos/gpeattie/4435711970/

Un comentario »

  • […] Hace unos días emitieron un interesante documental en La 2 de TVE, sobre la obsolescencia programada, que viene a decir que vivimos en una sociedad en la que se nos ha impuesto la cultura de comprar, tirar, comprar; todo lo que se fabrica incluye una fecha de caducidad impuesta por el fabricante, lo que convierte en inservibles nuestros objetos al cabo de un tiempo, haciendo imprescindible su sustitución por algo nuevo, “mejor”. Elexterior.es también escribió sobre el fenómeno de las nueva producción de bienes de un solo us… […]

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario a continuación, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a los comentarios por RSS.

Se agradable. No cometas faltas de ortografía. No te salgas del tema. No hagas spam.

Puedes utilizar estos tags HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog está preparado para usar Gravatar. Para obtener tu propio avatar global, por favor, registrate en Gravatar.