Asuntos Exteriores

La política global desde una perspectiva local. Qué, cuando y porque de los sucesos en el mundo

Comercio

Si ves nuestro planeta como un gran mercado, si crees que el salario medio en Siberia puede afectar tu economía familiar, este es tu lugar.

Defensa

Información relativa a los diferentes sistemas de defensa. Retos tecnológicos y conflictos actuales.

Ecología y Cooperación Internacional

Cooperación internacional, ONG’s, ayuda humanitaria, cambio climático, ecología y medio ambiente…

Rincón del columnista

Las opiniones sobre los hechos. Análisis de los datos y propuestas de cambio. ¡Tu opinión nos interesa también!

Inicio » Asuntos Exteriores, Defensa, Portada

Un torpe y limitado robot por cada 50 soldados de EEUU en Afganistán

Enviado por en 28 febrero, 2011 – 2:22Sin comentarios

robot

Uno de los culpables del alboroto que se ha generado en los últimos años sobre el uso de robots en la guerra se llama Peter Singer. No el Peter Singer de Australia, filósofo cuyos libros en defensa de los derechos de los animales siempre he leído con interés y admiración, sino Peter Singer, el estadounidense, analista político de la Brookings Institution.

Peter Singer, nuestro Peter Singer, al que mencionamos en varias ocasiones en estas páginas, escribió un magnífico primer libro titulado Corporate Warriors: The Rise of the Privatized Military Industry, sobre la privatización de la guerra, tema al que volvíamos el domingo. Dos años más tarde, en 2005, se adentró en el universo de los niños soldados con un libro bastante pobre en desarrollo y análisis en comparación con el anterior: Children at War.

En el año 2009 dejó a un lado a los CEO de la guerra y al abuso de los niños obligados a coger un arma para adentrarse en el universo de la robótica aplicada al escenario bélico. La obra Wired For War: The Robotics Revolution and Conflict in the 21st Century, publicada por Penguin, que tuvo un enorme éxito de ventas y generó una auténtica riada de artículos, debates televisivos y publicaciones sobre el tema. Hasta lo llevó al Daily Show de Jon Stewart.

Robots armados hasta en la sopa

Blogs militares como Danger Room o War is Boring se cansaron de citarlo cada vez que un nuevo ingenio salía de la fábrica o llegaba al terreno. El autor de este último blog, David Axe, ya había sacado en 2008 el libro War Bots, siempre en su respetable línea de poco texto y muchas ilustraciones. Auténtica y nunca disimulada fascinación que tiene este joven periodista free lance por los comics.

El acierto de Peter Singer fue plantear el debate ético sobre la hipotética utilización de robots de combate en la guerra. Debate que asimismo abrimos, muy originales, ya ven, en estas páginas. El error de Peter Singer fue dejarse llevar por el entusiasmo y vaticinar que esta revolución en el campo de batalla se encontraba a la vuelta de la esquina.

Explicaciones para esta predicción que aseguraba que Terminator ya se había despedido de su novia, a la que le había regalado el enésimo osito de peluche al tiempo que le prometía casamiento al volver de los 14 meses en Afganistán, y estaba a punto de subirse a un avión en Fort Campbell – se suponía que el año 2015 sería el punto de inflexión en esta historia – no faltan.

Ni hoy ni mañana, quizás pasado

En primer lugar, vivimos en una era en la que los adelantos científicos no dejan de deslumbrarnos día tras día (mi último cacharro, el Ipad, me deslumbra tanto, literalmente, que muchas veces me cuesta conciliar el sueño. Según el Washington Post, la pantalla retroiluminada – gracias por la explicación a Rosa Jiménez Cano -, impide la generación de melatonina y causa insomnio. Así que últimamente he decidido que, a la cama, sólo libro, de papel, como toda la vida). Una era en la que todo parece posible.

En segundo lugar, el empleo masivo de aviones no tripulados de combate por parte de Israel en las guerras de Líbano y Gaza de 2006 – que describimos desde el terreno, con ese ruido infernal y lóbrego – marcó el comienzo de un notable cambio en la forma en que se articula la estratégica bélica desde el aire.

Y una carrera por parte de buena parte de los países del mundo, incluida España, por hacerse con estos ingenios robóticos voladores que lideran los Predator con los que EEUU conduce ataques urbi et orbe – desde Somalia, pasando por Yemen, Afganistán, Irak y Pakistán-, además de controlar la frontera con México. En este caso sí el debate tiene fundamento y no se trata de un especulación, pues los drones vulneran de raíz el concepto de soberanía y son considerados por algunos analistas como formas de asesinato selectivo.

Pero en tierra firme, donde ponen sus botas los soldados, la revolución anunciada por Singer aún no ha llegado – eso de “endurecer el carácter de las guerras, porque se desplegarán máquinas sin corazón encargadas de hacer el trabajo sucio” – y es probable que tarde mucho más en llegar de lo anunciado. Quizás decir en su favor que muchas veces sus palabras han sido magnificadas por los periodistas que lo entrevistaban (¿titulares sobredimensionados, engañosos? No, no puede ser, no es un práctica habitual en el periodismo, lo sé).

Sentido común robótico

En este sentido, el título del post sería deliberadamente engañoso si dejásemos fuera lo de “torpe y limitado”, siempre dicho con cariño queridas máquinas, pues los robots desplegados a millares son los ya conocidos ingenios para desactivar minas antipersona y IED, para acercarse a vehículos sospechosos en los puestos de control o para adentrarse en zonas hostiles. Los Pak Bot, de la empresa IRobot (la misma que fabrica la aspiradora Roomba 532, un aparato similar sólo que en lugar de bombas absorbe pelusas) y los Talon.

Así lo contaba ayer David Axe en Danger Room:

Y sobre la cifra de los 2.000 robots. No dudamos de que se hayan enviado 2.000 robots a la guerra, pero ¿cuántos de estos se encuentran guardados en los almacenes de los batallones porque son demasiado torpes para el combate, demasiado tontos para sumar a la lucha o simplemente no necesarios?

“Torpe y limitado” es una cosa, “tontos” es otra muy distinta, que conste en actas de los futuro Terminator.

En otras palabras, el futuro lógico de los robots en tierra será en misiones donde los operadores humanos pueden supervisarlos de cerca – no como los robots voladores, que ya realizan misiones con poca guía humana -. No veremos pelotones en el terreno sólo de robots ni francotiradores robotizados en el futuro próximo.

El 3 de marzo de 2009, escribí en este blog: “Aunque las palabras del analista militar Peter Singer suenen apocalípticas, seamos cautos y esperemos a descubrir qué nos depara el futuro”.

Parecía lógico, de sentido común, cierta cautela, pues a día de hoy no existe la tecnología para que una máquina armada con una ametralladora ligera M249 asuma las responsabilidades de un hombre y pueda decidir cuándo entra en combate, quiénes son civiles y quiénes insurgentes, quiénes amigos y enemigos, entre tantas otras funciones.

Sí, sentido común. Esperar que lo tengan los robots, cuando escasea tanto entre los humanos, resulta francamente atrevido.

Por Hernán Zin en http://blogs.20minutos.es/enguerra/2011/02/08/un-torpe-y-limitado-robot-por-cada-50-soldados-de-eeuu-en-afganistan/

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario a continuación, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a los comentarios por RSS.

Se agradable. No cometas faltas de ortografía. No te salgas del tema. No hagas spam.

Puedes utilizar estos tags HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog está preparado para usar Gravatar. Para obtener tu propio avatar global, por favor, registrate en Gravatar.